Diez claves para motivar a tu hijo con dificultades de aprendizaje (y sin ellas)

– Rocío, eres una niña muy inteligente pero, sospecho que no te gusta mucho leer, ¿me equivoco?

-No, lo odio. Y todo el mundo se empeña en que lea. Cuando tengo que hacerlo en público, me da mucha vergüenza, a veces me siento la tonta de la clase.

-Bueno, tranquila. Lo que te pasa es que tienes dificultades para aprender a través de la lectura, se llama dislexia y, aunque no lo creas, es algo bastante normal, de hecho, muchas personas que tú considerarías exitosas lo tienen. -¿En serio? Dime alguna.

-Pues mira, Steve Jobs, Steven Spielberg, Tom Cruise, a este igual no lo conoces, porque es de mi quinta. ¿Sabes una cosa? Cuando yo era pequeña, también tenía dificultades. A mí me costaba prestar atención y estarme quieta, ahora lo llaman TDAH. Aunque cuando yo iba al cole no había orientadores, tuve la gran suerte de tener a alguien que me explicó todo lo que te voy a contar yo ahora. Así que presta atención…


Ese día, Rocío salió de mi despacho con una gran sonrisa. Al terminar la jornada, su tutora me dijo “Ha vuelto a clase contentísima, parecía otra alumna”.

giphy15
Así empiezan la mayoría de las conversaciones con mis niños cuando detecto una dislexia, un TDAH o cualquier otra dificultad de aprendizaje. Se llama psicoeducación y es una labor fundamental para que los chavales no se vayan del despacho con la misma sensación que tienen después de acabar un examen.

Tienen dificultades para aprender de una determinada manera, no tienen una enfermedad, tienen problemas para adaptarse al sistema de enseñanza estándar, por eso necesitan ayudas específicas. Desde el paradigma actual, el problema no está en los alumnos, sino en el entorno. Hasta ahí, la teoría es fenómena, pero ¿qué estamos haciendo para llevarlo a la práctica? En próximas entradas hablaré de eso, lo prometo, pero hoy voy a centrame en lo que transmito a las familias para ayudar a motivar a sus hijos con dificultades. Si los tuyos no las tienen, quédate a leerlas, porque la mayoría de orientaciones son útiles para subir la motivación de cualquier niño.

giphy16
NORMALÍZALO: Normalizarlo es el primer paso para poder quitar el peso del estigma que sufren. Probablemente intuyen desde hace tiempo que les cuesta más que a otros niños y eso les hace sentir inferiores, afectando a su autoconcepto y su autoestima.¿Sabías que Jennifer Aniston es disléxica y así de estupenda?

giphy
FOMENTA SU AUTONOMÍA: Hacer las cosas por ellos te ahorra tiempo ahora, porque tú lo haces todo más rápido. Pero el tiempo gastado en que aprendan a hacer las cosas solos es una inversión de futuro.
Podemos ayudarles y supervisarles las primeras veces que se preparen la mochila, verbalizando todo lo que vamos haciendo y fragmentando la tarea en pasos, pero un día tenemos que dejar de hacerlo. Quizá olvidar algo o qué deberes tenían que hacer es lo que necesitan para responsabilizarse de sus tareas, materiales y agenda.

La regla general es no hacer nada que sean capaces de hacer por ellos mismos. ¿Y qué cosas pueden hacer según su edad? En este enlace tienes una guía, pero recuerda que cada niño tiene su propio ritmo.

ENSÉÑALE A PLANIFICAR. Se lo suelo contar así:

“Imagínate que tuvieras que comerte todo lo que te has zampado a lo largo de tu vida en un sólo día, ¿qué crees que pasaría? Morirías de empacho, ¿verdad?

Con el estudio pasa lo mismo. Traza un planning antes de empezar. Divide los folios que tienes que estudiar entre los días que tienes y voilá, normalmente no salen más de dos. Dos es más asequible que diez.

Si los domingos no te apetece estudiar y los viernes vas a baloncesto, divide entre ocho.”

dav

La clave del éxito es la constancia y “Un ratito cada día” mi lema estrella. Roma no se hizo en un día. La Torre Eiffel, tampoco.

public-domain-images-eiffel-tower-construction-1800s-0007-1080x675
FRACCIONA LA TAREA EN PASOS: Divide y vencerás.

No es lo mismo tener que hacer esto:

dav

Que esto:

received_344737259669359

Es lo mismo, pero no es igual.

No es lo mismo pasarse hora y media sentado que tres ratitos de media hora. Fracciona las tareas en fases de unos treinta minutos y empieza por aquello que requiera mayor concentración o que sea prioritario: estudiar siempre antes que los deberes. Estamos hablando de niños a los que les suele costar concentrarse, optimicemos recursos. Y que vaya tachando conforme va acabando tareas.

4º AYÚDALES CON LAS TÉCNICAS DE ESTUDIO: No gastes ni un segundo en preguntar sus deberes por whatsap (recuerda, queremos autonomía) pero invierte tiempo en enseñarle cómo estudiar.

Solemos trabajarlas en los colegios pero puede que se las enseñen tarde o que directamente no se las enseñen. Así que, no está de más dedicar un par de sesiones a esto. En el peor de los casos lo aprenderán dos veces y eso son todo ventajas (recordad que os comenté que los niños necesitan escuchar las cosas una media de 21 veces para interiorizarlas, así que ya sólo quedarán 19).
Hay cientos de publicaciones sobre técnicas de estudio, me gusta fotocopiarles algunas partes del libro con el que yo aprendí, “Técnicas para saber estudiar”, de Hernández Pina y Mondejar Romero, que los inicia en el método 2LSERERPero este libro es del 87 (del siglo pasado wou…) y hoy en día tenemos la ventaja de las nuevas tecnologías y debemos aprovecharlas.

Podeis ver juntos vídeos como éstos, donde les enseñan técnicas para memorizar, las mejores condiciones para estudiar y los pasos para un estudio eficaz (lectura rápida – lectura comprensiva – subrayado – esquema – resumen y repaso).

Aquí una selección de vídeos de youtube:

5º HAZTE CON UNA PIZARRA VELEDA: Estudiar con ella les ayuda a mantener su cuerpo activo y hace más atractivos los tediosos repasos.

openphotonet_IMG_8263.CR2

El principal problema que encuentran los profes es que los chavales CREEN que saben lo que han estudiado porque lo han leído, han hecho su resumen y cuando llegan al examen, patinan.

Así que, para evitar esto, yo les animo a que imaginen que son un profesor que tiene que explicar la lección a sus alumnos. Se plantan con su pizarra en su cuarto y empiezan a cantar. Si se quedan mucho rato en modo “mmm… mmmm….” es que aún no se lo saben. Por mucho que creyeran que sí. Y mejor darse cuenta en su cuarto que el día del examen.

REFUERZA SUS PROGRESOS: Por pequeños que sean. Si queremos que se siente a trabajar media hora seguida y no tiene el hábito, felicítale antes de que se canse (y ya no puedas hacerlo), aunque no lleve ni diez minutos, así conseguiremos ir alargando los tiempos. El cerebro se entrena.

7º BUSCA MOMENTOS PARA DESCONECTAR DEL TEMA ESCOLAR, A SER POSIBLE, EN LA NATURALEZA: Un paseo por el parque a última hora nos puede servir para evadirnos, oxigenarnos y que la vida del niño no gire en torno a los estudios que, si además se le dan mal, puede acabar distanciándoos.

photo-1533202560395-62c7cd5a26b3

USA LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS CON SENTIDO COMÚN. Para que un niño con dislexia acceda a la información, los audiolibros son fundamentales. En la actualidad hay decenas de aplicaciones que convierten a voz los textos sólo haciendo una foto. En próximos post profundizaré en ellos.

Pero limita el tiempo de uso de las pantallas. A estas alturas no me voy a detener mucho en ésto. Decenas de estudios avalan los efectos perniciosos para el cerebro en desarrollo de los niños del abuso de videoconsolas, televisión y móviles, el riesgo de adicción… lo veo a diario. No se trata de demonizarlas, pero usémoslas con moderación. 

photo-1485853949185-d7dbd2d457c0

DESCUBRE QUÉ LE APASIONA, qué se le da bien, cual es esa afición, costumbre o pasatiempo con el que puede pasar horas sin enterarse y poténcialo. Quizá algún día pueda ponerlo al servicio del mundo y hacer de ello su vocación. Quizá sea una estupenda cocinera, un gran ingeniero o acabe montando una academia de pintura. Ayúdale a encontrar su camino sin apartar las piedras de él.

openphotonet_IMG_3432 

10º DESTACA LA IMPORTANCIA DEL ESFUERZO a través de relatos como éste (pincha aquí para leer), que enfatizan el valor de la constancia para conseguir nuestros sueños. Siendo una niña disfrutaba escribiendo cuentos como el que os presento hoy, “El árbol de los deseos”. Y los cuentos me llevaron a abrir este blog.

public-domain-images-free-high-resolution-quality-photos-unsplash-0001-1024x819

Y recuérdalo siempre, tú también puedes ser la suerte de quién te encuentre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *