Encuentra, aprende, crece…

Artículos

Aceptación o la clave cuando el mundo se para pero nuestra mente (y nuestros hijos) no

Cuarto día post-aislamiento en estado de alarma. Para una mente acostumbrada a un ritmo de vértigo este parón forzoso puede ser una auténtica pesadilla. La clave para poder afrontarlo es la ACEPTACIÓN, que no la resignación. ✓ Aceptas cuando, a pesar de que una situación no te gusta, te centras en aquello que puedes hacer…

seguir leyendo Aceptación o la clave cuando el mundo se para pero nuestra mente (y nuestros hijos) no

Esa luz que nunca se apaga

En Okinawa son frecuentes los encuentros con lo que ellos llaman su “grupo moai”: un grupo de amigos que se dan apoyo logístico y emocional para toda la vida. Algunos dicen que esta puede ser una de las claves de su longevidad, porque es una de las llamadas zonas azules o de mejor salud del…

seguir leyendo Esa luz que nunca se apaga

Cuídate (sin culpa) para cuidar (con ganas): cómo mantener el equilibrio entre dar y recibir

Qué importante es mantener un sano equilibro entre dar y recibir en nuestras relaciones. Y es que, aunque una de las premisas para dar es hacerlo esperando no recibir nada a cambio, seamos realistas, a todos nos gusta sentirnos cuidados. Un sencillo gesto como que te cambien sin ticket algo que compraste por error en…

seguir leyendo Cuídate (sin culpa) para cuidar (con ganas): cómo mantener el equilibrio entre dar y recibir

La separación consciente o el maravilloso arte de divorciarse bien

Todos tenemos claro que lo que queremos para nuestros hijos es la felicidad pero, a veces, nos sentimos atrapados en una realidad y una relación de la que ya no formamos parte. Y simplemente no hacemos nada. No me malinterpreten. Este artículo no es una apología de la separación-al-primer-bache. Soy consciente de que la vida…

seguir leyendo La separación consciente o el maravilloso arte de divorciarse bien


Registrate a la Newsletter


“Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque la confianza no está en la rama sino en sus propias alas”.